Derechos de autor, la fiebre del oro del siglo XXI necesitará expertos mineros del siglo XXI

Los derechos musicales son la nueva fiebre del oro y los inversores del sector necesitan tecnología sofisticada y una gestión empresarial centrada en el negocio para optimizar, procesar, rastrear, monetizar y distribuir los ingresos de forma eficaz. Esto es lo que ofrecemos en Unison. Muchas organizaciones tradicionales con sistemas obsoletos no están preparadas para adaptarse a este nuevo entorno más transparente y basado en la tecnología y los datos.

A través de nuestro trabajo representando a clientes con derechos autorales en éxitos número uno de artistas como Rosalía o C.Tangana, así como a grandes catálogos independientes con un importante uso audiovisual y porcentajes en obras interpretadas por artistas como Beyoncé, Eminem, Mariah Carey y muchos otros, hemos identificado y abordado problemas en el proceso de gestión de sus derechos de autor y editoriales, incluyendo el registro, la identificación, la recaudación y la distribución de ingresos.

Recientemente, la inversión en futuros ingresos por derechos de autor se ha llevado a otro nivel, por ejemplo, con el fondo de inversión Hipgnosis, que cotiza en bolsa y ha invertido miles de millones en derechos de música, o con organizaciones de financiación que están creando mejores vías para monetizar los derechos de autor de obras musicales, como Royalty Exchange.

La industria ya se ha hecho eco de esta nueva realidad. En MBW, el CEO de BMG (Hartwig Masuch) predijo una inversión masiva en propiedad intelectual musical que cree que cambiará la industria de la música para siempre. Recientemente Warner anunció una operación de financiación de 250 millones de dólares para nuevas adquisiciones de catálogos y se confirmó la creación de un nuevo vehículo de inversión en propiedad intelectual musical, Auris Capital; por no mencionar la última ronda de financiación y anuncios de adquisiciones de catálogos por parte de Hipgnosis.

Con todo esto sucediendo y a punto de suceder, creo que es el momento adecuado para analizar de cerca cómo se gestionan los derechos de autor musicales y qué se necesita para garantizar que los titulares de derechos, así como sus nuevos inversores, estén protegidos y mejor atendidos.

Para lograr un retorno de la inversión en PI musical, es primordial no solo expandir las fuentes de ingresos de los catálogos a través de la promoción imaginativa y la gestión empresarial profesional, sino también mejorar la forma en que se recaudan y distribuyen los derechos de autor. El florecimiento de empresas de administración de derechos es un buen ejemplo de esta tendencia. Pero lo que debe resolverse ante todo, para maximizar el valor potencial de este mercado, es que la recaudación y distribución de los ingresos generados por el uso / licencia de las obras musicales con derechos de autor sea clara, transparente y estandarizada a nivel mundial.

Durante décadas, la gestión colectiva de los derechos de autor ha sido ineficiente, especialmente en algunas regiones y continentes donde la competencia era inexistente por obstáculos regulatorios o monopolización de la administración de derechos (no en el caso de EE. UU.). La lista de problemas es extensa: desafíos para registrar adecuadamente la propiedad de obras musicales y procesos de coincidencia de metadatos, monitoreo incompleto del uso de la música, distribuciones poco claras de los derechos de autor recopilados y cantidades considerables de obras o titulares de derechos no identificados, lo que resulta en miles de millones de dólares y euros que no se distribuyen (o asignados incorrectamente). Y si un músico o un titular de derechos vive en una zona de conflicto o en un mercado en desarrollo, esto se vuelve todavía más difícil. Prueba a registrar obras si eres un compositor palestino o un rapero sirio. Sin embargo, ambos podrían ser la próxima estrella (en casa y/o en el extranjero).

Este mayor flujo de capital en la propiedad intelectual de la música requiere nuevos modelos de procesos, de forma que la manera en la que los derechos pasan desde el software de grabación hasta las cuentas bancarias de los titulares de derechos se optimice y estandarice, pase lo que pase. Esto incluye la necesidad de mejorar cómo gestionamos la recaudación y distribución de los ingresos generados por esta propiedad intelectual, especialmente en el contexto de los derechos de autor y editoriales.

Ahora tenemos mejores sistemas de rastreo del uso de música que nunca. Por ejemplo, la tecnología Blockchain ofrece una base para desarrollar soluciones de bases de datos descentralizadas para abordar el registro de propiedad de obras musicales y facilitar los sistemas de pago avanzados para procesar grandes cantidades de distribuciones. También tenemos la capacidad de procesar licencias digitales multiterritoriales de catálogos complejos, sin necesidad de organizaciones intermedias que agreguen una capa innecesaria de comisiones que los titulares de los derechos puedan perder. Esto significa más dinero para los creadores y creadoras.

Tenemos una oportunidad única, en este momento, de cambiar la forma en que se recaudan y distribuyen los derechos de autor musicales. Todos los autores, autoras y editoriales musicales merecen que se les pague de manera justa y sin importar dónde se encuentren, qué aspecto tengan o qué música produzcan. Esto se puede hacer adoptando nueva tecnología, desarrollándola y trabajando con nosotros.

Nuestro objetivo es optimizar el valor de los derechos de autor, aumentar los ingresos y expandir los derechos musicales como activo e inversión. Únete a nosotros.

Jordi Puy

Unison.

Deja un comentario